viernes, 18 de octubre de 2019

CÁMARA DE LA VERGÜENZA…

         “COBARDE TOVÁ JEPETÉ”  AL PUEBLO...
 Resultado de imagen de camara de la verguenza
El peor de los políticos malos…es mejor que el más bueno de los abstencionistas”.
La triste experiencia nos recuerda que la patria sigue enferma por la prolongada postración que viene padeciendo, a causa de políticos malos, voraces e insaciables.

Se lee: “Cámara de la vergüenza tomó nefastas posturas corruptas”. Con el blanqueo a Carlos Portillo, Tomas Rivas y Ulises Quintana, Diputados se corona como la “Cámara de la Vergüenza”.

Sin temor a la ciudadanía también ha salvado a intendentes acusados de corrupción; impidió la transparencia de sus bienes; protegió el sistema de chicanas y avaló el desfalco interno para aumentar sus operadores (Abc 14.10.19)

Muchas veces nosotros colaboramos para que sea la Cámara de la Vergüenza”, expresó con valentía el diputado Edgar Acosta a Radio Ñanduti (10.10.19)

“La política no se reconstruye con sustituir hombres que llegan al poder con antiguos vicios, que provoca plagueo y rabia contra esta “democracia”, porque todavía vivimos sin altura y sin valores cívicos”, decía el maestro S. Núñez.

Dos excusas infantiloides y deshonestas aducen los malnacidos, que resultan continuo tová jepeté al pueblo, a quien sin rubor  dicen… servir y representar:

1) “Gané el curul mediante treinta o cuarenta mil votos…por lo tanto, sería una traición al pueblo que me votó, los colegas voten la pérdida de mi investidura”.
2) “Yo no voté a favor del blanqueo... me abstuve” ¡Cobardía ponciopilatiana!

La abstención en el caso señalado es igual a voto por la impunidad. Un antiguo adagio reza: “No hay peor mentira que las medias verdades”. En clave evangélica sería: Pero como eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. (Ap 3:16) Por eso: El peor de los políticos malos…es mejor que el más bueno de los abstencionistas.


La “aplanadora”, antes exclusividad del partido rojo, hoy contaminó el chiquero. Por eso, El peor de los políticos malos, es mejor que el más bueno de los abstencionistas. Entonces, el idiota bonachón dice: “Cada sociedad tiene los políticos que se merece”. Aceptar como válida esta idiotez, es tan absurda como decir: el círculo es cuadrado. Todavía mucha gente no tiene interés ni capacidad para cuestionar con recta conciencia nuestra situación política.



No olvidar que muchos de ellos –parias hoy, ciudadanos de primera después- prometen sin ruborizarse “paz, justicia social, salud…lo mejor para la sociedad". Dicen trabajar duro día y noche…bla…bla…Pero la inseguridad, robos, crímenes, y muerte violenta que hacen difícil la vida humana, no tienen recreo.

Lo dicho y no dicho, no es exclusividad de la Cámara de Diputados…el tumor moral maligno (TMM), se ha extendido a cualquier engendro que pervierte la “honorable ”institución pública …en cuyo seno, la densidad de “parásitos vividores del Estado”, por metro cuadrado, crece incontenible sin frenos ni barreras. (con las excepciones).

“Desde que nacemos entramos en la sociedad…es mejor que nos corrijamos los unos a los otros; de lo contrario, lloraremos cuando unos pocos nos lleven al matadero como a un rebaño. Lloraremos –  como rebaño lo que no defendemos como personas libres y solidarias”…(C.Díaz - El hombre…p38)

No hay nada más dramático para una sociedad que el silencio de los buenitos, que mirar para otro lado. ¡Que no haya paz para los malvados!.

Que la terrible frase atribuida a Parménides de Elea, filósofo griego del siglo VI a.C. «La guerra es el arte de destruir a los hombres, la política es el arte de engañarlos», no tenga ya cabida en Paraguay.

Es justo y necesario recalcar una y otra vez esta verdad: “No existe el mal absoluto”, por consiguiente, las escasas y consabidas excepciones, quedan fuera de este agriado comentario.

miércoles, 16 de octubre de 2019

¡PERDÓN HERMANO…PERDÓN!

CONFESIÓN PÚBLICA
Resultado de imagen para perdon hermano perdon.. 
Siendo un terrícola con"adolescencia prolongada", carente de finura intelectual, me confieso imitando a don Miguel de Unamuno: “En mi vida poco admirable y menos única, pero mía al fin, porque es la que más de cerca me ha tocado vivir”…rompo los muros del anonimato, para presentarte sincero arrepentimiento por alguna falta que te haya ofendido.

Por ello, como Guillermo Rovirosa, me acuso de traidor, seguidor de Judas, digo: “Mi suciedad congénita me lleva como a los chanchos a revolcarme en la primera charca putrefacta que encuentro, o en la inmundicia que yo mismo me fabrico, sin descanso y sin medida”…

No me acuso de robar dinero público, asesinar personas, coimear, evadir impuestos, cobrar por horas no trabajadas, ni de adulterio o fornicación; pero, con san Pablo digo: "Soy el último de todos, soy un aborto…" (1ª Cor. 15,8).

Sí me acuso de falta al amor al prójimo, faraónico pecado. Me enoja y mucho por ejemplo:

* Quien sabiendo que no va cumplir su promesa, con carretillada de excusas miente sin ruborizarse mínimamente… 

* Quien siempre encuentra excusa para justificar no atender la llamada, pero afirma con vehemencia: “Cuando quieras, contá conmigo, llamáme nomás”

* Que se fije un horario para una reunión, que no se cumple, porque “alguien”, ndajé, todavía no llegó. Y no falta un buenito, de enano y pererí cristianismo, ladrando: ¡seamos tolerantes como Jesús! ¿Fue Jesús mentiroso, irrespetuoso?...si Tolerancia –eventualmente - al estar justificada la falta; ¡nunca cuando el error es la regla!...como es nuestra costumbre…

* Cuando el servidor de la palabra pontifica sobre el modelo de conducta de Cristo a seguir…pero vive aplastando a su “hermano” con usura; en concubinato; adulterio, es decir, sus acciones son contaminadas de actitudes contrarias a la de Cristo, a quien a dice servir…

* Cuando algún servidor que por ser tal, es conferido de ciertas atribuciones, comete simonía “comercializando” lo sagrado en cualquiera de sus formas: liberando al requirente de ciertos requisitos exigidos, como asistencia a los encuentros, pre-bautismal-matrimonial, entre otros casos…

* La acción del idiota que se jacta de inteligente, sin embargo, trata de mover la pesada mesa llena de libros hacia la silla, en vez de acercar la silla a la mesa. ¿Y qué del sentido común compadre?...

* Quien pretendiendo justificar su inutilidad, busca cobarde e irresponsablemente echar culpas al otro, gritando al mundo su infantiloide estupidez…¿Ha nde pio mba´é rejapó kurí?

* En fin, el modelo de cristiano que “sirve en el templo” -donde goza de aplausos-, pero se “borra”, ignorando a sus vecinos, huye y vive refugiado en su beata somnolencia, ajeno y dispensado de todo lo que hace a su ambiente prioritario. (me recordaba un amado hermano en la fe).

Además, mezclando frases de uso común como: Dios te bendiga hermano o la paz sea contigo, habla un lenguaje pedante y matonil, entre gestos y bravuconadas que caracteriza a nuestra baja calaña, tan propias de la fauna guaraní mbareté-pokaré. Dígase de paso, todo ello, por estar en la iglesia…pero… ¿está o es él o ella, Iglesia?...

El cristiano es un ser integral, lo es durmiendo, estudiando, gozando y muriendo: no cabe dividir su vida en mitades segmentadas…Quien posee esta identidad revela “katúetereí”, inevitablemente en su acción, donde quiera que esté. (C. Díaz - Corriente arriba p.89).

El conocimiento de Dios sin el de nuestra miseria produce orgullo. El conocimiento de nuestra miseria sin el conocimiento de Dios produce desesperación” (Blaise Pascal).

Hermano, ¿te das cuenta de lo malo, débil y menesteroso que soy, aunque nadie me acuse de ladrón, asesino o adúltero?..Por todo esto y mucho más pido… ¡perdón hermano, perdón

martes, 15 de octubre de 2019

¡HABITANTE O CIUDADANO!

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?
Resultado de imagen para ciudadano o habitante..diferencia
Más allá de las definiciones que el marco “legal y academicista” ilustra sobre los términos aludidos, sin ánimo de contrariarlas, expreso lo que mi escasa puntería intelectual entiende por habitante y ciudadano. Así las cosas, digo cuanto sigue:
                                       
a) El habitante no se inmuta ante el caos establecido de su entorno. Si su comunidad está infestada de mugre u otro tipo de desorden…nada hará. Sólo se quejará, si lo hace, mbegué katumí…(sotto voce)

- El ciudadano, en cambio, se interesa y denuncia lo irregular, cuando con otros, no haya logrado solucionar los problemas.
 
b) El habitante no conoce o ignora a sus vecinos: no se "contamina". Fuera  de casa, el polarizado de su vehículo lo "invisibiliza”. No le interesa nada ni nadie que no le aporte lucro. Vive refugiado en un tapper, ajeno a su entorno. Su fórmula preferida es: “RQR”: Reviente Quien Reviente, acuñada por un ex compañero de trabajo.

- El ciudadano se organiza y participa. Busca la unión de vecinos. Compromete su descanso a favor de todos. Acciona en beneficio del bien común. Llama a las instituciones públicas Ande, Essap, Municipalidad, Policía para reivindicar soluciones.

c) El habitante no se involucra en la política por ser “sucia”, luego, no le interesa lo que ocurra en su cuadra. Dice “no me corresponde actuar, para eso está la autoridad; o no tengo modo ni poder para cambiar nada”.

Alguien dijo: El habitante mira kañy hape las marchas pasar; el ciudadano es parte de la marcha. El individualista; transita las anchas avenidas del chente kó-chentesé.

El ciudadano es celoso del aseo en su comunidad. Al habitante no le importa arrojar basura al suelo, a la calle, en el parque; ni le importa que otros lo hagan; el ciudadano entiende que están ensuciando la “casa común” de todos, como dijera el Papa Francisco en "Laudato Si".

El habitante mira la tele, o lee el diario, escucha radio y traga todo lo que dicen, rindiéndoles culto de fidelidad. El ciudadano posee espíritu crítico: repara, cuestiona, reflexiona, se informa y opina.

d) El ciudadano entiende que si algo le perjudica al vecino, también le afecta a él. El habitante de conciencia averiada dice, gracias a Dios que a mi no me perjudica y se desentiende.

Afirma Xosé Manuel: “El individuo es un hombre anónimo, sin vocación, sin sentido (…). Se repliega sobre sí, narcisista. “Un hombre abstracto… dios soberano de una libertad sin dirección ni medida, que siempre vuelve hacia los otros la desconfianza, el cálculo y la reivindicación”...

Es su actitud básica la de poseer, y por tanto, de la de reivindicar, acaparar. En las cosas pone su seguridad. Pero sobre todo, separado de todo y de todos, se cierra, se repliega sobre sí, opta por la disolución en la soledad.

Convertido así en “individuo abstracto, buen salvaje y paseante solitario, sin pasado, sin porvenir, sin relaciones”, vive la libertad-de, pero ignora, la libertad-para. Perdió el gusto de acoger y el deseo de dar...(cf. Xosé M. Domínguez p. “Para Ser Persona” p.89)

En fin, es “la dispersión de la persona en la superficie de su vida y la complacencia de perderse en ella”, dirá Emmanuel Mounier.

Finalizo este indigesto comentario, agregando que tal habitante, es nomás luego un pobre infeliz, con síndrome de diocesillo, con afanoso deseo de poseer siempre más, sin advertir que se vuelve “una cosa más” entre tantas cosas, que acaba siendo poseído por sus posesiones.

Y vos compadre, ¿sos habitante o ciudadano?  

sábado, 5 de octubre de 2019

BAUTISMO DE LOS HIJOS ES...

 COMPROMISO DE PADRES Y PADRINOS
Resultado de imagen para bautismo
La causa mayor de nuestro desatinado modo de vida, sin duda es la ausencia o desinterés hacia lo trascendente, es decir, vivir como si Dios no existiera, aunque "sabemos" que Él existe. San Pablo llama a este modus vivendi...misterio de la iniquidad. (2a. Tes, 2-7)  Veamos:
¿Cómo será la gente en los últimos tiempos? “También debes saber que en los últimos tiempos vendrán días difíciles. Los hombres serán egoístas, amantes del dinero, orgullosos y vanidosos. Hablarán en contra de Dios, desobedecerán a sus padres, serán ingratos y no respetarán la religión.

No tendrán cariño ni compasión, serán chismosos, no podrán dominar sus pasiones, serán crueles y enemigos de todo lo bueno. Serán traidores y atrevidos, estarán llenos de vanidad y buscarán sus propios placeres. Aparentarán ser muy religiosos, pero con sus hechos negarán el verdadero poder de la religión” (2ª Tim 3, 1-7).

“Son fieles cristianos quienes incorporados a Cristo por el bautismo, se integran al pueblo de Dios, participando por esta función sacerdotalprofética y real de Cristo, cada uno según su propia condición y, llamados a desempeñar la misión que Dios encomendó a cumplir en la Iglesia y en el mundo” (D. Canónico 204)

En el bautismo se reciben estos compromisos: el sacerdotal, guía al culto a Dios; el profético, para vivir reglas de verdad contra el relativismo, y el real, sinónimo de autodominio (reinar sobre el propio yo). Luego, todo bautizado tiene gran compromiso con su familia, primero, y luego, en el ambiente que le toca vivir.

¿Cumplimos estos roles asumidos libremente los padres y padrinos? De modo sencillo decimos que la función de sacerdote es nexo, unión o puente entre Ñandejara y la familia. ¿Somos "puente o unión" entre Dios y nuestra Iglesia doméstica, ñande tupao í?...   Recordemos:

aPara Padres y PadrinosSacerdote significa vivir lo que se predica. La palabra del incoherente nada vale. Un papá que enseña con ejemplo lo que vive, educa mejor, al ser modelo de conducta para los hijos. Padres mentirosos, haraganes, deshonestos (pókaré, mbareté), engendran hijos “problema”.

b) Para Padres y PadrinosProfeta significa: Anunciar la Buena Nueva y denunciar las Injusticias. Luego, es necesario, al menos, conocer lo básico sobre la Biblia y doctrina católica. De lo contrario, no se puede anunciar. Además de anunciar, se debe denunciar lo que está mal; en la calle, en las instituciones públicas, etc, como hizo Juan Bautista. Callar es complicidad. (Meditar Lc. 4, 18-19)

c) Para Padres y Padrinos, Rey significa: Tener soberanía, autodominio, sobre el modo de pensar, decir y hacer. Pensar con honestidad, decir correctamente, hacer con integridad. El hijo tiene que ver, (no solo escuchar) en padres y padrinos conducta esclarecida, por sus virtudes.

¿Cómo hacerlo…? Con una iglesia doméstica de valores: paternidad, oración, acción. La familia, sufre como metástasis, violencia, drogadicción, alcoholismo, prostitución a edades cada vez más temprana, lo que produce “hijos huérfanos”. El sociólogo Sergio Sinay, señala algunos tipos de Orfandad:

1- Orfandad Ética: Los hijos carecen de referencias éticas cuando padres y padrinos no trasmiten valores, (porque no tienen o porque los ignoran). 2- Orfandad Afectiva: Los hijos carecen de afectos… Esta orfandad muchas veces es sustituida por “cosas-regalos materiales”. 3- Orfandad Comunicativa: En casa no hay diálogo. Se vive juntos, pero no “unidos”.

4- Orfandad Normativa: En casa no hay reglas ni límites para nada. Todo es permitido en nombre de la democracia, libertad y dignidad. Y finalmente; 5- Orfandad Espiritual: El “dios de las 4 Ps : plata,poder, placer, prestigio, supera al verdadero Dios, Uno y Trino.

Fácilmente nos dejamos “hormear" como estúpidos por el idiotizante fútbol mercantil (provocando incluso, pelas y muerte), pornografía de la Tv (arropada de diversión) y tantos “ídolos pasajeros” que “sustituyen a Dios”. ¿Qué idea de Dios tienen hoy muchísimas familias que se declaran cristianas?

Entonces, hay que disciplinar proactivamente a los hijos. Disciplinar no es castigar. Es discipular, guiar, enseñar, modelar. Pero ha de evitarse dos extremos: el Permisivismo y el Autoritarismo. Se disciplina proactivamente:

1. Fomentar el respeto: El respeto del hijo a los padres es innegociable. Si el hijo quiere helado -en vez de almorzar- y mamá lo niega, aquel patalea, grita y se tira al suelo. Mamá cede: “bueno mba-é, un helado ko no te va hacer mal

¿Qué aprendió el hijo? Que si reacciona emocionalmente logra todo lo que pide. Entonces, sabrá que todo el mundo accede a sus deseos y se convertirá en un “amoroso tirano”, haciendo de sus padres, esclavos de sus caprichos y, fuera de casa, un problemón, terrible.

2. Respetar a los hijos: No se puede exigir respeto si no se respeta. No violar sus conciencias pidiéndoles hacer lo que no se debe. Muchos padres “usan” a sus hijos…3. Vivir con lo estrictamente necesario. Deseo no es igual a necesidad. ¿Cómo hacer para no educar a los hijos como idiotas morales?: "Viviendo con templanza". La templanza grita: ¡Moderen el despilfarro, tengan , tengan austeridad, dice  Carlos Díaz.

Si lo hacen (no solo si lo dicen), los hijos aprenderán que no es feliz quien más tiene, sino quien menos necesita, aunque si un máximo es superfluo, un mínimo es necesario. Si no se desea mucho, hasta las cosas más pequeñas parecerán grandes...

Recordemos a Sócrates...!cuánto es lo que no necesito y lo que necesito, cuán poco lo necesito! La familia sobria no se complace en tener cosas, llegando a sobre valorarlas tanto que, si dejaran de tener  alguna vez, le quitará paz.

La templanza se manifiesta de 4 maneras en cuanto a los bienes: en la forma de conseguirlos,  de conservarlos, de aumentarlos y de usarlos. El hombre superior ama su alma. El inferior, sus cosas. Muchas familias se han destrozado, víctimas de la mala administración en el hogar.

Sólo sabe cuidar lo ajeno quien sabe poseer lo propio. Las personas sobrias cuidan los gastos, sin caer en la avaricia, por eso gastan menos de lo que ganan (actitud). Quien compra lo superfluo no tardará en vender lo necesario. (Como lamentablemente, sucede)

Sólo un lujo es irreprochable: el lujo de despojarse de lo superfluo, un lujo bendito que comienza (en casa) por educar mejor los hábitos del gusto y del consumo. La templanza, es una virtud del día a día, agrega Carlos Díaz.

Así las cosas, ya no prostituyamos el sacramento del bautismo, solo para dar culto a las 4 EfesFoto, Facebook, Farra y Forro (ropa).

viernes, 4 de octubre de 2019

LA CONCIENCIA….

¿LIMPIA O TRANQUILA?
         Resultado de imagen para conciencia tranquila o limpia?...

La conciencia es un hecho real: todo hombre juzga su actuar, si lo que hace está bien o mal.
La inteligencia orienta al hombre cómo actuar en la vida: hacer el bien y evitar el mal, es decir, no hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros. (Mateo 7,12) También se dice que  la conciencia es la voz de Dios.   

Un ejemplo: se me presenta la oportunidad de robar un teléfono celular; se‚ que hay un precepto divino que lo prohíbe; la conciencia juzga y habla interiormente: no robes…eso es contrario a un principio divino.

Los psicólogos dicen que la conciencia es el conocimiento íntimo que el hombre tiene de sí mismo y de sus actos. En moral, en cambio, la conciencia es la misma inteligencia que hace un juicio práctico sobre lo bueno o malo de un acto:


a) Juicio: porque por la conciencia juzgamos la moralidad de nuestros actos; b) Práctico: porque aplica en la práctica es decir, en cada caso particular y concreto lo que la ley dice; c) Sobre la moralidad de un acto: es distinto de la conciencia psicológica; lo que le es propio es juzgar si una acción es buena, mala o indiferente.

Leemos en el Cap. 22 de Introducción a la Ética, J.R. Ayllón: Gandhi, acusado de insurrección, se defiende en el más grave de sus procesos con estas palabras:He desobedecido a la ley, no por querer faltar a la autoridad británica, sino por obedecer a la ley más importante de nuestra vida: la voz de la conciencia.


El término “conciencia” tiene dos significados: psicológica y moral. La conciencia psicológica es el conocimiento de uno mismo, es decir, la autoconciencia. La conciencia moral es la capacidad de juzgar la conducta humana desde lo ético o moral.

Hay acciones que afectan poco a la persona y otras acciones que afectan profundamente. Lavarse la mano afecta a la exterioridad de la mano; en cambio, mentir afecta a la interioridad de la persona. Un periodista preguntaba a la modelo Valeria Mazza: ¿Hay trabajos que rechazaste alguna vez? 

Sí. “Nunca hice un desnudo o con ropa transparente. Eso hubiera afectado seriamente mi personalidad”. La conciencia es una curiosa exigencia de nosotros a nosotros mismos. No es una imposición que venga de la fuerza de la ley, ni del peso de la opinión pública, de nadie.

La conciencia juzga con criterios absolutos.  Mediante ese criterio absoluto intuye el hombre su responsabilidad absoluta y su dignidad absoluta. Por eso entendemos a Tomás Moro cuando escribe a su hija Margaret, antes de ser decapitado: “Esta es de ese tipo de situaciones en las que un hombre puede perder su cabeza y aún así no ser dañado”.

También se entiende, al leer la novela “Matar a un ruiseñor”, que el abogado Átticus Finch, en un país racista, se enfrente a la opinión pública de toda su ciudad por defender a un muchacho negro: “Antes que vivir con los demás, tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la propia conciencia”.

“Ciertamente, para tener una «conciencia recta» (1 Tm 1, 5), el hombre debe buscar la verdad y juzgar según esta misma verdad. Como dice san Pablo, la conciencia debe estar «iluminada por el Espíritu Santo» (Rm 9, 1), debe ser «pura» (2 Tm 1, 3), no debe «con astucia falsear la palabra de Dios» sino «manifestar claramente la verdad» (cf. 2 Co 4, 2).
El mismo Apóstol amonesta a los cristianos diciendo: «No se acomoden al mundo presente, antes bien transfórmense mediante la renovación de la mente, para que puedan distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto» (Rm 12, 2), (Juan Pablo II-V.S.).

A propósito… ¿Qué de los políticos imputados y acusados de corrupción cuando histéricamente  infanliloides graznan: “Estoy con la conciencia tranquila”?