sábado, 17 de abril de 2021

INFORMACIÓN CONFUSA…

 ¡Causa temor, ansiedad y angustia!

 

Desde siempre, el mayor problema del terrícola fue la torpeza para comunicarse, por cuya causa no se respeta al otro. Esto provoca malentendidos, “py á ro”, violencia y muerte. ¿Estamos ante una Torre de Babel” posmoderna?  

Cualquiera, sobre el covid “sabe” lo que pasa (o lo que cree que pasa) en el mundo, en tiempo real. Pero la superabundancia de falsa información genera angustia y miedo.  

Compartimos todo y cualquier cosa en las redes sociales, sin estar seguros de su veracidad o si se trata de una manipulación. No faltan terrícolas que envían a todo el mundo lo que sea, con tal de estar en “la onda”, ser “alguien” reenviando todo lo que a su vez reciben.  

Sobran quienes defienden como verdad tal o cual información. Lo peor, reclaman que no se tenga una posición sobre el tema. En varios grupos de whatsapp ya hubo peleas entre amigos y familiares por estar a favor o en contra de las vacunas y demás conocidos etcéteras...  

¿Qué hacer? “El psicólogo Daniel Goleman, habla de usar la inteligencia emocional que ayuda a sobrellevar mejor la pandemia causada por el coronavirus. La resiliencia (superar-adaptarse) es clave, porque ayuda a recuperarte pronto de algo que te preocupa”.  

Pero lo primero es aprender a manejar tus propias reacciones emocionales, frente a esta situación. No ayuda estar simplemente asustado, no ayuda entrar en pánico. Es mejor mantenerse calmado, porque así puedes pensar mejor.  

Goleman explica que en el caso del coronavirus, las preocupaciones y desafíos son muchas. Hay dudas sobre cómo ser productivo desde la casa, o incertidumbre frente al contagio; si tu trabajo te obligará a salir de ella; también, sobre el futuro de las fuentes de trabajo, etc. 

Las redes sociales poco ayudan. Hay mucha desinformación y emociones desbordadas, textos imprudentes que solo aumentan el temor y la ansiedad. 

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) muestra que noticias emocionales se esparcen mil veces más que las racionales. La emoción es un gancho, y por eso la gente tiende a compartir esa información (...).  

Lo más importante es saber que podemos evitar que los temores -a contagiarse, a perder el trabajo, a tener que cerrar una empresa- nos paralicen y bloqueen nuestro raciocinio. Aunque no siempre el miedo  podemos controlar, sí podemos elegir actuar positivamente. 

Covid-19: Rumores y noticias falsas causaron cientos de muertes. La “infodemia” agravó el impacto del Covid, difundiendo rumores, teorías de conspiración y noticias falsas. El tema es tan delicado que incluso la OMS utiliza el término infodemia. La desinformación representa poner en riesgo la salud e integridad de las personas.  

Construyeron una torre para llegar hasta el cielo". (Gn 11:1-9). No agradó a Dios, por eso, dijo: Bajemos a confundir su idioma…para que no puedan construir la torre... La palabra Babel deriva del verbo hebreo baibál y significa “confundir”.  

Babel: “lugar donde hay desorden y confusión; donde muchos hablan sin entenderse”. También representa el pecado de la soberbia, por la voluntad de querer alcanzar el cielo y, por lo tanto, a Dios, para parecerse a Él.  

COVID-19, un suceso que marcó definitivamente nuestra época, durará mucho tiempo. Muchos perdieron a seres queridos, cantidades de pobres quedan sin empleo y sin hogar, y varios cientos de millones padecen la angustia y la soledad del aislamiento social.  

Pero también ganamos algo: la lección de cuidar nuestro hábitat, siendo mejores personas. Cuando salgamos de este trauma colectivo, podremos decidir ser menos ladrones, prepotentes y corruptos, es decir, volvernos a Dios. ¡AMÉN

viernes, 16 de abril de 2021

IGLESIA…

¡Qué criticable eres… y sin embargo te quiero!

 

Ninguno de nosotros es creíble mientras esté sobre esta tierra…La credibilidad no es de los hombres, es sólo de Dios. ¿Era la Iglesia de ayer mejor que la de hoy? ¿Era la Iglesia de Jerusalén más creíble que la de Roma? 

Desde 1305, el papado fue causa de discordia entre franceses e italianos. Catalina de Siena se ofreció a mediar. Escribió al Papa Gregorio XI seis veces, animándolo a volver a Roma. 

El Papa dijo que Catalina se había dirigido a él con “intolerable tono dictatorial medio disfrazado con expresiones de deferencia cristiana perfecta”. Catalina podría decir: ¡Puedo fundar una mejor Iglesia que la de Roma, llena de pecados y política rastrera!. 

Hoy nos preguntamos, ¿cómo es que Jesús funda su Iglesia sobre Pedro, un hombre frágil y temeroso que se asusta ante la pregunta de una criada?  Esta mezcla de bien y mal, de grandeza y miseria, de santidad y de pecado es la Iglesia, que en el fondo somos tú y yo. 

Luego, no me voy de la Iglesia fundada sobre una roca tan débil, porque fundaría otra, sobre una piedra aún más débil que soy yo. ¡Ese es el hombre que forma la Iglesia, con su maldad y, al mismo tiempo con su fe en Cristo!. 

Dice Carlo Carretto 1910-1998: “¡Cuánto me has hecho sufrir, y sin embargo a ti me debo! Quisiera verte destruida, y sin embargo necesito tu presencia. Me diste muchos escándalos, y sin embargo me hiciste  entender la santidad... 

No vi nada más oscuridad en el mundo, más complejo, más falso y no toqué nada más puro, más generoso, más bello. Cuántas veces sentí deseos de estrellarte contra la puerta de mi alma. ¡Y cuantísimas otras veces he pedido morir en tus brazos seguros!. 

No, no puedo librarme de ti, porque soy tuyo, aunque sin serlo por entero. Además,  ¿a dónde iría? ¿A fundar otra Iglesia?. El caso es que no sabría fundarla sino con los mismísimos defectos, ya que son los míos los que llevo dentro. 

Por otra parte, sería mi Iglesia y no la de Cristo. Soy lo bastante viejo para comprender que no soy mejor que los demás!”. 

Alguien escribió una carta en un periódico: “Dejo la Iglesia porque, con su compromiso con los ricos, ya no es creíble”…“O es un sentimental que no tiene experiencia, y lo disculpo; o es un orgulloso que cree que es mejor que los demás. 

Si saliste de la Iglesia por causa de uno, es que, nunca entraste (a la iglesia) por causa de Cristo”. 

Cuando Pablo llegó a Jerusalén oyó hablar a Santiago sobre cortar el prepucio o la debilidad de Pedro que estaba con los ricos y escandalizaba al comer sólo con los puros… ¿era ésta la Iglesia que Cristo fundó? Bien podría Pablo fundar otra iglesia en Antioquía o en Tarso!. 

No, no me voy de la Iglesia fundada sobre una roca tan débil, porque fundaría otra sobre una piedra aún más débil que soy yo.  

¿Se puede separar a Cristo de la Iglesia, o la Iglesia de Cristo? No, absolutamente no. Nada hay de más absurdo que separar a la Iglesia de Cristo. Entre Cristo y la Iglesia no hay ninguna división ni contraposición. Y esto por diversos motivos:  

“La Iglesia está fundada sobre los Apóstoles, elegidos directamente por Cristo. Ellos "son así el signo más evidente de la voluntad de Jesús respecto a la existencia y la misión de su Iglesia, la garantía de que entre Cristo y la Iglesia no existe ninguna contraposición”.

miércoles, 14 de abril de 2021

NO IMPORTA QUE TE CALUMNIEN…

Como seres débiles, tenemos la vulnerabilidad a flor de piel. Luego, sufrimos cuando nos critican, y nos jactamos si nos alaban. Pero si nos alaban aquí…¿qué vale ante Dios? 

Él conoce nuestras miserias y esfuerzos por intentar salir de ellas y vencerlas. Luego, no nos engañemos. Intentemos ser mejores cada día, eso sí vale ante Ñandejara, el Justo Juez. 

Abundan por izquierda y por derecha cursos de autoestima y desarrollo personal para mejorar la calidad de vida… Pero, ¿qué es la autoestima y el desarrollo personal? 

Responden: La autoestima es la capacidad que tiene una persona para valorarse, amarse y aceptarse a sí mismo. Otros dicen: la autoestima es base para el crecimiento personal y equilibrio entre nuestros pensamientos, emociones y acciones que realizamos. 

La autoestima permite actuar con autonomía para afrontar mejor las desgracias; ser más comprensivos, solidarios y estar satisfechos con nuestras acciones. Pero, ¿nos capacita para soportar calumnias o para controlar nuestros deseos de alabanzas? 

“No me digas que no te gusta ser tenido por simpático, porque no te creo. Si no lo eres, voy a darte unos pocos medios para conseguirlo, señala Alfonso Milagro: 

l. Muéstrate agradable cuando te sientas inclinado a estar de mal humor.

2. Oye con alegría a los que te cuentan sus problemas, aun cuando los tuyos sean mayores.

3. Hazte cargo de las tareas que los demás rehúsan; aun si para ello postergues tus gustos.

4. Habla siempre bien de todos; en particular de la persona que en tu presencia es criticada.

5. Mira siempre el lado bueno de las cosas y sobre todo, lo bueno de las personas.

6. Laméntate menos y actúa más; triunfo no es de los que hablan, sino de los que hacen. 

“¿Hay entre vosotros quien tenga sabiduría o experiencia? Que muestre por su buena conducta las obras hechas con la dulzura de la sabiduría... 

La sabiduría que viene de lo alto es en primer lugar pura, además, pacífica, complaciente, dócil, lleno de compasión y buenos frutos, sin hipocresía. Frutos de justicia se siembran en la paz, para los que procuran la paz" (St 3, 13-18). 

Quien es fuerte no ataca, sino ¡resiste!. Ser fuerte es poder recibir una herida. Por herida se entiende toda agresión. En las relaciones humanas no todo es color de rosas. Incomprensiones, malentendidos; mala comunicación, agresiones físicas o verbales, son heridas dadas o recibidas. ¿Cómo se arregla? 

La persona con fortaleza no arroja a la basura su relación aunque haya sido injustamente herida, sí lo hace por un bien mayor: ¡la paz! No ataca, resiste; es el eslabón más fuerte de la cadena.

Si la fortaleza consiste en aceptar el riesgo de ser herido por conseguir un bien, es claro que quien es fuerte o valiente sabe qué es el bien. Y es valiente por propia voluntad. 

La fortaleza sin justicia es palanca del mal. Y esta fortaleza sin justicia es tan irreal y falsa como una “fortaleza” que no esté informada por la prudencia. Sin la justicia, no hay fortaleza. (San Ambrosio) 

El valeroso mantiene sus ojos bien abiertos y es consciente de que el daño a que se expone. Sin falsear ni valorar con torcido criterio la realidad, deja que ésta le “venga” tal como realmente es: por eso ni ama la muerte ni desprecia la vida. 

 “¡No eres más porque te alaben, ni menos porque te critiquen; lo que eres delante de Dios, eso eres y nada más! (Tomás de Kempis). 

Entonces, no importa que te calumnien…lo que debe importarte es que, no sea verdad lo que dicen.

martes, 13 de abril de 2021

“MARTES 13”

 ¡NDÉEERA... CHE R ´Á!

 
Dicen los que saben…o dicen saber que, Marte es el dios romano de la guerra, por lo que el día martes, es el de la destrucción, sangre y violencia. Además, una tradición dice que un martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel ¿?. 

Pero, ¿los martes 13 son días de mala suerte?. Cuentan que en México, España, Grecia y varios lugares de América lo creen, a diferencia de EEUU y otros países que sí, ven los viernes 13 como días de mala señal -“jeta”- en guaraní. 

Dar buena o mala suerte a un número, en este caso al 13, es engaño, ejemplos: “El día 13 ni te cases ni te embarques". "Viernes 13 es igual a tragedias". "Romper un espejo trae mala suerte por 7 años". "Pasar debajo de una escalera trae mala suerte”...puro cuento.

Superstición es “asignar fuerzas o poderes a ciertos objetos que con un gesto o una actitud pueden hacerse activos para alcanzar la felicidad o la desgracia”. (Diccionario del cristianismo. A. Morian). 

La superstición conduce a idolatrías y a distintas formas de adivinación y brujería. La “suerte”, como motor del destino, no existe. El cristiano depende de la Providencia divina. Sí, es responsable de su libre elección y decisión. 

"La maldición de los gatos negros", "comer uvas el año nuevo para atraer buena suerte". "Halloweens", "vestir ropa interior de colores amarillo o rojo en año nuevo para “atraer” dinero y amor", "dar la vuelta con maletas “para atraer viajes”…todo es ¡japú, bolaterapia memeté anguiru!. 

El evangelio dice que el Padre sabe lo que necesitamos y no tenemos que fiarnos de cosas y ritos esotéricos, sino en Jesucristo Camino, Verdad y Vida. “No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo pidan. ¡El cristiano está en manos de Papá Dios! (Mt 6:5-18). 

En casi todas las revistas, diarios, programas de Tv, Internet, hay columnas dedicadas al horóscopo, astrología y esoterismo. La literatura es abultada. Estos “sabios” se presentan como “profesores, licenciados en ciencias ocultas, especialistas en parasicología”... 

La experiencia dice que muchos, aunque no estén totalmente seguros de la verdad de su horóscopo, al menos le conceden el beneficio de la duda: “bueno, no es que yo crea en el horóscopo… pero algo de verdad debe tener”. 

“En el mundo hay más cosas hermosas que feas. Y hay una posibilidad favorable o desfavorable: que a las cosas buenas las puedes dañar, y a las cosas malas las puedes tornar buenas”... 

“Está en tus manos el que haya más hermosura en el mundo: primero, si reconoces y valoras las muchas cosas hermosas, que ya existen; segundo, si te esfuerzas por hermosear las cosas malas que también indudablemente existen… 

“Lo que te digo de las cosas hermosas o feas, exactamente hay que afirmarlo de las cosas buenas o malas; al fin y al cabo las cosas buenas son hermosas y las cosas malas son feas. 

Luego, esfuérzate, en consecuencia, por hermosear, por hacer buenas todas tus acciones, tus pensamientos, tus sentimientos, tus reacciones, todo tu ser, toda tu vida… 

Y así, indudablemente habrás contribuido a mejorar y hermosear el mundo; al fin y al cabo, vale más encender un fósforo, que maldecir la oscuridad, encender una hoguera, que quejarse del frío, hacer el bien que hacer el mal. 

Las cosas pueden ser mejores, pero está en manos del hombre mejorarlas; indudablemente, las cosas agradan más cuanto mejores sean: no es lo mismo una flor ajada, que una en todo su esplendor. 

El autor de la carta a los Hebreos decía: "De vosotros esperamos cosas mejores y conducentes a la salvación" (Heb, 6, 9). (Alfonso Milagro). ¡Feliz día manté... sea con todos hoy martes 13!

lunes, 12 de abril de 2021

DECÁLOGO DEL HIJO...

Con frecuencia se escucha: “los hijos son reflejo de sus padres”, de ser así, cada papá ansía que tal reflejo sea positivo. Si para el hijo es importante “ser” lo que papá y mamá soñaron, hay cosas que el hijo debe hacer para convertir aquel sueño en realidad.

Una de ellas es la decencia. Es vital hablar con respeto; “Sí, señora, No, señor, Por favor ¿Puedo?” al dirigirte a tus padres. No el progre…“Que tal olúo o, hei muchachita”…para estar en alocada “onda”. 

Escucha a tus padres, porque tienen más experiencia de vida que tú. No importa que tengas un cartón universitario…ellos siempre sabrán más, qué es lo mejor para vos. 

No seas grosero y prepotente al contestar o interrumpirlos con palabras insolentes. Las groserías crean tensión y hacen que la conversación se convierta en inútil discusión y pelea. 

Haz lo que te pidan (siempre que no sea algo ilícito). Cuando hayas crecido, crees que está bien hacer lo que quieres hacer, en vez de hacer lo que tus padres te digan. Ellos no son tus amigos. Si te piden que hagas algo, sólo hazlo. 

Haz tu trabajo. Que tus padres no tengan que pedirte una y otra vez, hacer tus tareas. Si sabes qué es lo que tienes que hacer de manera diaria o semanal…Hazlo, hacé… ¡ejapo! 

No seas zángano. No los tortures con tu desconsideración. No los conviertas en tus sirvientes. No solo te ocupes de tus tareas, además, ayuda a preparar la comida, lavar la ropa, pasear al perro, barrer, lavar el auto, etc...no seas cara rota...ñembotavy y tirano...dejando todo el peso del trabajo a tus padres.

No discutas. Es común que los hijos crean... "los viejos" se equivocan, están desfasados. Aunque tengas razón, ¿qué ganas discutiendo?. Dice el refrán: “Podrías ganar la batalla, pero perderás la guerra”. 

Es normal que veces no estés de acuerdo con ellos. Pero, si discutes mucho puedes romper la armonía, la comunicación. No grites. Mantén la calma.... ¿Hay peor cosa que pelear con tus padres? 

Ten consideración sin importar tu edad; ellos te cuidaron, te dieron lo necesario durante mucho tiempo. Muestra gratitud por lo que hicieron y siguen haciendo por vos. ¡Valóralos! 

Acepta a tus padres tal como son, perdónalos, mímalos. Así como no sos perfecto, ellos tampoco lo son. Hoy ya son viejitos con achaques. Por ello, alegra sus días, abrázalos. Evita juzgarlos. Nada pierdes.

Entendéna que podrán rechazar tus pedidos por un buen motivo. No siempre tendrás lo que quieres aquí y ahora. Ellos tienen derecho a decirte “no” si es por tu propio bien. Y nunca los manipules para conseguir lo que deseas. 

Abraza a tu padre. Toma la mano de tu madre al caminar. Despídete siempre con cariño, es que quizá… ¡sea la última vez que lo hagas!... Por ello: 

1. Sé obediente.

2. Ayuda en todo lo que esté a tu alcance.

3.  Intenta no quejarte.

4. Cuando te necesiten, apóyalos. El cielo te recompensará por ello.

5. Vive los mejores momentos con tu familia.

6. Haz actividades que ayuden a la unión familiar.

7. Pasa buenos momentos con papá y mamá.

8. Nunca abandones a un familiar... los que hacen eso son escoria.

9. Sé siempre respetuoso.

10. Saluda siempre a tus padres, nunca sabes cuándo será la última vez que los veas...

sábado, 10 de abril de 2021

DECÁLOGO DE LA ESPOSA:

 ¡Para no fracasar con éxitoen su matrimonio!

“Aunque ya tiene décadas…volvió a circular en las redes sociales la guía de 11 reglas de la buena esposa, creada en 1953 para “agradar al hombre”. Esta guía “para mantener al marido feliz”, causó disgusto al género femenino. (09.05.14-guioteca.com)

De una manera lúdica la guía muestra 11 reglas que informan cómo la mujer puede hacer feliz a un hombre y de qué manera hacerlo. A pesar que muchas la consideran sexista, la guía fue justamente escrita por una mujer, la española Pilar Primo de Rivera. 

Y para no herir la sensibilidad femenina, evito apuntar lo escrito por la señora Pilar. Pero, sí, señalo por su delicada finura, el “Decálogo de la Esposa”, sugerido por el sacerdote Alfonso Milagro… que dice: 

l. No hablarás eternamente. Tu esposo tiene derecho a que lo escuches.

2. Prepararás amorosamente la comida del día y mantendrás la casa limpia y en orden. 

3. No estorbarás a tu esposo en sus negocios.

4. No divulgarás murmuraciones infundadas sobre tus vecinos.

5. No alardearás de tu esposo ante otros hombres, sino que lo respetarás silenciosamente.

6. Cuando sea necesario llamarle la atención por algo, lo harás no inmediatamente, sino esperando el momento oportuno y prudente, y luego lo olvidarás.

7. Serás paciente con los defectos de tu esposo, exaltando de vez en cuando sus buenas cualidades.

8. No convertirás a tu esposo en un sirviente.

9. No pensarás que tu esposo siempre tiene razón, pero tampoco creerás que nunca la tiene.

10. Lo amarás por sobre todas las personas y sobre todas las cosas. 

“Los esposos y padres cristianos, siguiendo su propio camino, mediante la fidelidad en el amor deben sostenerse mutuamente en la gracia a lo largo de toda la vida e inculcar la doctrina cristiana y las virtudes evangélicas a los hijos amorosamente recibidos de Dios”. 

La mujer es esposa, compañera, amiga. Dios creó al hombre. Lo hizo caer en un profundo sueño, tomó una de sus costillas y le creó una ayuda adecuada para él: La mujer. Al verla, el hombre dijo: Ésta es carne de mi carne y hueso de mis huesos”.  (Gen 2:23)

Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser como una sola carne . 

Una relación matrimonial es por voluntad del Creador, el hombre y la mujer son un todo. Aunque son personas individuales, funcionan en unidad: ya no son dos, sino uno. No cabe una rivalidad ni competencia entre ambos. 

El esposo es todo para la ella y la esposa es toda para él. Dios vio que no era bueno que el hombre esté solo. (Gen 2,18) “Era como una falta de comunión, falta “una” comunión, una falta de plenitud. Dios crea a la mujer y el hombre reconoce con gozo que esta criatura, y sólo esta, es parte de él. 

Cada ser fue creado con atributos propios de su género…y debe ser respetado por ambos. El hombre es la coronación de la creación de Dios y la mujer creada para completar al hombre. Ella es esposa, amiga, compañera y ayuda insustituible para su esposo.

A no olvidar que: ¡El hombre es cabeza del hogar; la esposa es corona de esa cabeza!

viernes, 9 de abril de 2021

DECÁLOGO DEL ESPOSO

 ¡Para no fracasar con éxitoen su matrimonio! 

Se acercan los novios al Altar. Canjean afectos y tiernos besitos -mantérei voiEs unión “forever”. Ella promete: “te seré fiel hasta la muerte”. Él katu he-í: “te amaré hasta el día del juicio final”.

Durante unos meses fue todo admirable. Luego y por varios motivos, las cosas cambiaron. Para ellaél ya no era el príncipe azul, mientras que para él…ella dejó de ser tierna y amorosa. ¡Ese tiempo de oro, desapareció!. 

En menos de un año, pasaron a engordar la lista de millones de matrimonios fracasados. Para evitar este estrepitoso fracaso, Alfonso Milagro sugiere un Decálogo del Esposo: 

l. No te olvidarás de demostrar a tu esposa admiración y cortesía, como lo hacías cuando eran novios.

2. Le expresarás con palabras, o con tu actitud, tu aprobación por la comida de cada día, pues la comida no llega a la mesa por sí sola.

3. Recordarás a tu esposa, consultándola sobre tus problemas, hablándole de tu trabajo. 

4. Evitarás todo aquello que quisieras que tu esposa lo evitara; lo que a ti te disgusta, probablemente le disgustará a ella.

5. No le mentirás nunca en ninguna cosa, ni siquiera cuando se hable de tus ingresos.

6. Recordarás los cumpleaños de tu esposa y de tus hijos.

7. Recordarás el aniversario de tu matrimonio.

8. Nunca discutirás acaloradamente con tu esposa, menos aún delante de tus hijos; cuando sea necesario, hablarás con ella con todo respeto y con cariño, como corresponde a dos buenos esposos.

9. Amarás a tu esposa y le serás fiel sobre todas las cosas.

10. Recuerda que si el hombre es la cabeza del hogar, la esposa es la corona de esa cabeza. 

Si fuimos al Altar para que Dios bendiga la unión, Él ya lo hizo, pues nos creó por amor, para amar y amando ser felices. El Matrimonio es base de la familia. De la solidez matrimonial depende la solidez de la vida familiar... y el porvenir de la humanidad.

Pero, nunca esta empresa fue fácil, ni lo será. ¡Todo lo contrario! Hace falta ser tolerantes, constantes, fieles, sacrificados, generosos. Amar es portar, soportar, comportar y no deportar al primer “próximo”, que es el cónyuge. Varones, podemos superar los errores. ¡Hasy upea hina…pero ikatu! 

Así, que el matrimonio ya no sea sepulcro del amor, pero sí, sea el cementerio de la pasión sin razón. Alguien dijo: “Si Dios no pasa por la aduana de la mente, no tiene visa de entrada en el territorio del interior humano y menos en la familia”.

jueves, 8 de abril de 2021

QUE LA PARTIDA…

 ¡De un ser querido, nos haga reflexionar para ser mejores!

 
Demasiado dolor y muerte está causando en el mundo esta pandemia. Nos enfrenta con la muerte de seres muy cercanos; ello nos hace sentir impotentes e indefensos. Quien más quien menos, llora cada día la desaparición de papá, mamá, hermanos, amigos... 

Ante la dura experiencia de tener que soportar el sufrimiento que parece contradecir el anhelo de felicidad, surge la incómoda pregunta “¿Por qué Dios permite estoPor qué? 

Queremos vivir en un mundo libre de maldad, de enfermedad, de dolor: Pero, aquí está el coronavirus, provocando terrible angustia y desesperación. El mundo ya es hostil con tanta mala gente, sean políticos o no. Por eso la pregunta: ¿Por quédónde está Dios? 

Para muchos, tiene sentido que a esa fauna corrupta y malnacida, le pasen cosas malas, porque merecen pagar su maldad. Pero a los buenos, o al menos, a los que luchan por serlo, ¿por qué también sufren? 

Así siendo, tomo las reflexiones del P. Alfonso Milagro, para intentar mitigar mi angustia: "Nada dura mucho, si tiene fin. Nada es absoluto, si tiene límites". 

Los días de dolor parecen que nunca terminan; las noches de insomnio, los días de duro trajinar, la enfermedad molesta y dolorosa, el problema angustioso, la pena que se aferra al espíritu con garra lacerante... todo parece que durará para siempre, que nunca acabará. 

Sin embargo, todo pasa, todo perece, todo termina, todo desaparece y todo se olvida; por eso decimos que nada dura mucho si tiene fin, pues una vez llegado a ese fin, ya no se puede hablar de mucho, porque ya estamos en la nada. 

En cambio, el Absoluto, el que no tiene ni principio ni fin, el que es eterno e inmutable: Dios, es el que nunca pasa, el que por lo mismo no sólo es mucho, sino que es todo. 

Por eso en nuestra vida Dios no puede ocupar un segundo lugar; nada puede haber superior a Dios; tampoco ocupa un “primer” lugar: debe ocupar “todo” lugar. “Yo soy el alfa y la omega dice el Señor. Aquel que es, que era y que vendrá, el Todopoderoso” (Ap 1, 8). 

Así, que ante  la muerte de un ser querido pregunto: ¿Estoy preparado para morir? ¿Cuándo será?, no sé, ¡pero llegará! Luego, el mejor homenaje para esa buena persona que parte, será “desprenderme de tantos pecados que me atenazan”, para abandonar vicios e intentar ser mejor persona.  

En estos tiempos de egoísmo, competitividad y consumo (consumidos por el consumo que nos consume), estamos en diarias luchas que nos exigen siempre más, pero, inesperadamente la "parca" entra por la ventana y, de pronto todo acaba… ¡opá la mundo... ña manó! 

Cuando un ser querido nos deja, hay un proceso de duelo. El psiquiatra Kübler Ross habla de 5 fases en el proceso de duelo: negación, ira, negociación, tristeza y aceptación. Pero, deja la sensación de que nuestra relación con la muerte está siempre en fase de negación.  

La muerte está ahí. Pero, proyectamos todo para el futuro, pero no para lo más seguro: la muerte. Moriremos todos: Poderosos "poguasu"y humildes “arriéro perõ”. A todos, un día nos cerraran los ojos. El cementerio es el destino final de todos.

"Hermanos, no queremos que se queden sin saber lo que pasa con los muertos, para que ustedes no se entristezcan como los que no tienen esperanza. Y los que murieron creyendo en Cristo, resucitarán primero” (1ª Tes 4:13-16) 

¡En memoria de Oscar Escobar, mi amado hermano en la fe, que hoy partió al encuentro de la beatitud... en la patria celestial...por haber peleado la buena batalla! 

lunes, 5 de abril de 2021

¿QUÉ o QUIÉN ES UN ESCRITOR?


Nunca pude responder -ni técnica ni académicamente- a la pregunta qué o quién es un escritor, por consiguiente, ignoro la respuesta correcta o esperada. Simplemente digo: “Escritor es alguien que escribe”, según dice la Real Academia Española (RAE). 

Por ello recurro al escritor y guionista inglés, Neil Richard Giman, destacado autor dedicado al mundo del cómic, literatura fantástica y terror. Nadie mejor para aconsejar a un escritor que otro escritor con más experiencia. 

Aquí las ocho reglas que Gaiman, autor e StardustAmerican GodsCoraline y de la serie de cómics The Sandman, aconseja que todo escritor debe seguir: 

1. Escribe. 2. Pon una palabra detrás de otra. Busca la palabra adecuada y escríbela. 3. Acaba lo que estás escribiendo. Haz lo que tengas que hacer para acabarlo, pero acábalo. Siempre. 

4. Guárdalo en un cajón un tiempo. Léelo como si no lo hubieras visto nunca. Muéstraselo a amigos cuya opinión respetes y a los que les guste el género de novela que has escrito. 

5. Recuerda: cuando alguien te dice que algo está mal o no funciona en tu escrito, casi siempre lleva razón. Cuando te dice exactamente lo que está mal y como arreglarlo, casi siempre se equivoca. 

6. Arréglalo. Recuerda que tarde o temprano, antes de que el escrito sea perfecto, tendrás que dejarlo; empieza a escribir el siguiente. La perfección es como perseguir el horizonte. Sigue avanzando. 7. Ríete de tus propios chistes. 

8. La principal regla de la escritura es que si haces las cosas con confianza y la seguridad necesarias, puedes hacer prácticamente lo que quieras…Escribe honestamente…lo mejor que puedas. No creo que haya más reglas. Y si las hay, no son importantes. 

¿En qué momento una persona que escribe pasa a ser escritor o escritora? ¿A partir de cuándo uno es un escritor? Mi respuesta, es que no lo sé, dice Cristian Vázquez 05.06.17. 

¿Cuánta gente escribe esas cosas? Muchísima. ¿Son escritores? Lo primero que acude a la mente para distinguirlos es... La publicación. Cuando alguien publica su primer libro, podríamos decir, es escritor.

Patricio Pron en su artículo “¿Cómo se transforma uno en escritor?...dice, para publicar un libro es necesario haberlo escrito, y quien escribe, ya mientras lo escribe, es un escritor. Aunque no haya publicado. 

Pensemos en un caso más extremo: un autor X escribe cinco, seis, diez novelas, pero no consigue publicar ninguna. Hasta que por fin un editor lo descubre y publica todas sus obras casi al mismo tiempo. ¿Solo en ese momento el autor X se convierte en un escritor? 

¿Acaso escribió cinco, seis, diez novelas sin serlo? Supongo que estaremos de acuerdo en que la respuesta a todas las preguntas de este párrafo es no. 

Imaginemos ahora que nuestro autor X dedicó mucho tiempo y esfuerzo a escribir durante toda su vida (…), trabajó sus textos a conciencia, corrigió, reescribió, descartó y volvió a corregir, hasta quedar algo satisfecho con su tarea… Pero no lo publica.

Tras su muerte descubren su obra. ¿Murió un escritor? Si sus textos eran buenos, murió un escritor; si no, solo un tipo que escribía. Si un escritor deja de escribir, ¿deja de ser  un escritor? Rulfo y Rimbaud, Salinger y tantos otros la niegan enfáticamente. 

Así las cosas concluyo: escritor es aquel que escribe y disfruta escribiendo. Puede se le haga cuesta arriba, que no sea buen escritor, que no guste lo que escribe…es profesional o amateur, pero, es escritor, y más aún si disfruta con ello. 

Por eso, estimado lector: si querés escribir...escribí....Ya lo dijo el famoso escritor José Saramgo Yo no escribo para agradar, ni para desagradar. Escribo para desasosegar”.

domingo, 4 de abril de 2021

RESURRECCIÓN DE CRISTO

  ¡Festejamos la derrota del pecado y de la muerte!

Hoy la Iglesia celebra el sentido de la fe, porque festeja la resurrección de Jesús, triunfante sobre la muerte, abriendo las puertas de nuestra patria celestial. 

Es un día de gozo. Cristo Resucitó, la Tumba está vacía, la humanidad está salvada. Es momento de abrazar esa salvación dando verdadero -añeteté- testimonio de vida cristiana. 

Pascua: paso de la oscuridad a la luz, del caos de este mundo al orden de la Nueva Vida. Paso de la esclavitud a la libertad; a tomar posesión del Reino de Dios; paso del hombre viejo...al hombre nuevo, hecho para el Cielo. 

Paso de la desesperación, a la alegría serena de la Fe, Esperanza y Amor. No es posible para el hombre, alegría más profunda, que la que hoy se proclama: la alegría de la Salvación. 

En otras palabras, Pascua es llenarse de luz, paz y armonía en la sociedad. “Felices Pascuas” significa, “estoy contento y quiero dar los pasos para crecer y ser mejor persona cada día, compartir, conocer y mejorar las relaciones entre vos y yo”.

Al punto, tomo las reflexiones de Alfonso Milagro: “Los 5 minutos de Dios”  que dice: “Razonamos con frecuencia; no tan frecuentemente tenemos razón; son dos cosas distintas razonar y tener razón. 

Razonamos cuando pensamos y defendemos nuestra posición, damos argumentos para hacer ver que nuestra actitud es la más correcta, la más conveniente, la única que debe imponerse. 

Eso es razonar: presentar argumentos. Pero no siempre que razonamos tenemos razón; porque a veces hasta nosotros mismos sospechamos que no tenemos razón y, sin embargo, pese a todo, la defendemos. 

¿Por qué será? ¿No habrá buena dosis de soberbia, de engreimiento, de orgullo que nos impide dar el brazo a torcer? ¿Y no usamos entonces la razón, en nuestros "análisis" para encubrir una sinrazón? 

Los argumentos siempre necesitan de la razón para ser verdaderos; la razón no siempre necesita de los argumentos, porque se impone por sí misma, por el peso de la verdad.

"Les animo a que vivan de modo digno al oficio que fueron llamados, con humildad, mansedumbre y paciencia, soportándose unos a otros por amor (...) del Espíritu con el vínculo de la paz" (Ef. 4, 1-2). 

Los apóstoles son testigos del paso de la muerte, a la vida. También nosotros, pasamos o deberíamos pasar de la esclavitud, narcisismo, egoísmo, mbareté-pokaré...y de otras barbaridades tan ñane mba´é, que nos hace vivir como “cadáveres ambulantes. 

Vivamos ya -a pesar de todo- la alegría de Jesús resucitado, ¡Él vive, es vida hoy, siempre!, y nos libera del pecado, trae la gracia, y por eso, la resurrección es la gran luz para este oscurecido mundo. 

Estamos en el mundo para ser testigos de esa alegría, dice el P. Santiago Martínez Sáez. 

Por ello, sea con todos...hoy y siempre...¡FELIZ PASCUA!